Los miedos de un emprendedor

Los 9 miedos que tienen la mayoría de los emprendedores y cómo debes enfrentarlos


miedo-al-fracaso

1. Miedo al Fracaso

Si hiciésemos una encuesta entre múltiples emprendedores de todas partes del mundo, preguntando cual es uno de los principales miedos que tiene un emprendedor, seguramente salga el miedo al fracaso. El miedo a fracasar es muy amplio: no salga el proyecto, no tenga los recursos para seguir adelante, me equivoque en la forma o en el producto, entre otras cosas. Siempre que hacemos algo, corremos un hermoso riesgo y que es, simplemente, no obtener los resultados deseados. El gran problema de esto es la estigmatización que muchas veces se obtiene por ‘fracasar’. Siempre pensamos en cómo será el día después de haber fallado. Preguntas como ¿Qué pensará mi familia? ¿Qué dirán mis amigos y la gente que me conoce? ¿Cómo sigo despues de haber fallado? Son algunas de las preguntas más típicas. Además, ten en encuentra que será muy común que si tienes éxito se lo atribuyen a la suerte y no a tu esfuerzo. Si fracasas, en cambio, será por tu inoperancia.

¿Cómo podemos vencer este miedo? Por más perfecto y pensado que sea nuestro plan de negocio, por más que analicemos las mil y unas variantes y posibilidades de riesgos, y por más que pensemos en un esquema de contingencia para prevenir o mitigar ese riesgo, tenemos que ser conscientes de que nada está exento de riesgo y que pocas veces se llega a un gran éxito sin tener un fracaso o contratiempo antes.

Es decir, el miedo al fracaso se puede mitigar entendiendo que de los fracasos y errores se aprende. Nos situaciones que nos van a permitir reflexionar, re armarse y tomar impulso para llegar a nuestro gran objetivo. Otra forma de evitar el miedo es recordar siempre la ilusión y el motivo por el cual elegiste este hermoso camino de emprender.

2. Miedo a delegar

El emprendimiento o negocio, es como un hijo para los fundadores. Y un dicho muy común (y muy cierto) es que nadie conoce ni entiende el negocio tanto como vos. Si bien es verdad esto, también es cierto que es una de las fuentes principales que nos da miedo a delegar ciertas tareas en otras personas. Tenemos miedo a delegar tareas, críticas y no tanto, ya que pueden estropear el negocio, ir en contra de nuestros valores o sencillamente, no hacerlo como nosotros esperábamos.

¿Cómo superar este miedo? Simple, empezando por el principio. A la hora de contratar o elegir personal, debes elegirlos no solo por sus habilidades técnicas sino también por sus aptitudes, por su visión y sobre todo, por sus valores. Además, es vital que tengas tus procesos bien estipulados y definidos, de modo tal que realicen las actividades tal como vos esperabas. Y por último, debes ser muy persuasivo y abierto: no hay verdades absolutas. Que vos hayas hecho tus procesos y vos conozcas el 100% de tu negocio, no significa que no haya margen de mejora. Escucha a tus colaboradores. Crea un buen equipo y unifica la visión y valores del negocio con el equipo.

3. Miedo a la quiebra

El miedo a arruinarse económicamente es común a todos los emprendedores. ¿Y que me dicen si, en este proceso tenemos que arriesgar patrimonio personal, que no está dentro del negocio? Esto es algo que nos aqueja y nos atormenta a todos. Más si tenemos responsabilidades de mantener una familia. El hecho de pensar en endeudarse en grandes sumas, no poder llegar a cubrir los gastos a fin de mes y que esto repercuta, no sólo en el negocio, sino en la familia, es algo aterrador y que de seguro nos puede quitar el sueño.

¿Cómo superar este miedo? Hoy en día, existe una metodología muy renombrada que es el Método Lean. Esta filosofía se basa en creación de Productos Mínimos Viables (MVP), para ir validando poco a poco, cada una de nuestras ideas. Si el MVP da buenos resultados, habremos validado que la idea es acertada y así aceleramos los procesos para lanzarlo al mercado. En cambio, si el MVP no da buenos resultados, habremos perdido pocos recursos económicos y tiempo y podremos reformular el concepto, desarrollar un nuevo MVP y salir a la calle cuanto antes. Este método, que hablaremos más adelante, nos permite experimentar constantemente e ir refinando nuestra idea con la experiencia de nuestros clientes.

4. Miedo a la incertidumbre

El miedo a incertidumbre, a la inseguridad o a lo desconocido es uno de los frenos mentales más poderosos. Cuando uno decide emprender, va a tener que convivir con ello constantemente. La innovación es parte vital de todo negocio. Un negocio que no se reinventa, muere. Y esto puede paralizarnos muchas veces ya que no sabemos qué puede venir, cómo podemos afrontarlo.

¿Cómo superar este miedo? Este miedo es muy difícil de superar con una acción puntual. Requiere de formación y capacitación continua. Lo cual nos permite disponer de diferentes herramientas para afrontar vaya uno a saber que. Además, es importante estar bien rodeado, con un equipo de buenos profesionales. No solo para tener a disposición múltiples soluciones a un mismo problema sino para estar motivados. Recuerda que uno va mas rapido solo pero llega más lejos en equipo. Siempre.

 

5. Miedo a no poder afrontar pagos

El miedo de no llegar a fin de mes y no poder afrontar los compromisos, es algo común no solo en emprendedores. Pero en los negocios esto se potencia, ya que seguramente tenes que afrontar múltiples proveedores, empleados que dependen de su salario para sustentar sus familias, entre otros compromisos muy importantes.

¿Cómo superar este miedo? La clave siempre está en dos variables que tenemos que medir, controlar y manejar. Debemos aumentar los ingresos y reducir los gastos. ¿Cómo podemos hacer esto? Con gestión y administración. Para ello, hay muchas herramientas y softwares que nos van a permitir controlar nuestras ganancias, conocer en todo momento nuestros compromisos y ver cuales de ellos podemos prescindir. En Dux Software trabajamos ayudando a negocios a gestionarse. Un negocio bien gestionado se transforma en una gran empresa.

 

6. Miedo a no saber crecer

Muchas veces, estamos delante de una oportunidad fantástica (no digo únicas, ya que todas las oportunidades son únicas e irrepetibles) y no sabemos si afrontarla o no. Esto se debe a que muchas veces tenemos miedo a crecer muy rápido y ‘que nos coma el personaje’. Muchos pueden pensar y temer que no están a la altura de la circunstancias. O muchas veces llegan a nosotros grandes clientes, de importantes empresas multinacionales y no sabemos cómo afrontarlo.

¿Cómo superar este miedo? La ambición no tiene porque ser un problema. Pero es vital que siempre mantengas los pies en la tierra y no te coma el personaje. Es clave que transmitas en todo momento tu visión, para que todos los de tu equipo sepan hacia donde vamos y cuáles son nuestros valores, que debemos respetar para llegar hasta ahí. Además, es importante rodearse de un gran equipo. Nadie puede afrontar un enorme desafío solo. O si, pero debe ser muy difícil. Rodearse de gente capaz, que tenga los mismos convencimientos que uno hará mantenerse en eje, que a fin de cuentas, es lo más importante. Por último, y por nada en el mundo, tengas vergüenza de los logros. Son de tu negocio, que se los ganó en buena ley. Haz marketing de tus logros pero siempre manteniendo los pies en la tierra.

7. Miedo a perder la creatividad

Cuando tu negocio se centra en la innovación constante y en la creatividad, muchas veces podemos llegar a pensar: ¿Y si algún día dejan de surgir las ideas? Esto es un miedo aterrador. La creatividad no es algo que se pueda comprar, nace. Y si, hay personas más creativas que otras, pero no hay una regla para ello.

¿Cómo superar este miedo? Una clave que vamos a mencionar hasta el hartazgo es el equipo. Un equipo interdisciplinario va a ser creativo. Puede tener días con más o menos luces, pero siempre se van a apoyar los unos con los otros. Además, es vital la capacitación. Ejercicios como lectura y vídeos fomentan la creatividad. Y por último, hay grandes estudios sobre cómo el clima y el lugar laboral afecta a la creatividad. Si dependemos 100% de la creatividad, será vital que empecemos a crear un ambiente propicio para la creatividad, con sala de ocio, espacios verdes, luz solar, entre otros factores.

 

8. Miedo a errar de modelo de negocio

Un miedo común en todas las personas que deciden o están decidiendo emprender es hacer algo que no vaya ni para atras ni para delante. Todos tenemos miedo a invertir nuestro tiempo en algo que no funcione. Pero ojo, puede que no funcione ahora. Hay un dicho que dice que es tan peligroso llegar tarde como muy temprano. Hay que saber entender los momentos. La innovación es fundamental, pero siempre hay que pensar en innovar pensando en hoy o en un mañana muy próximo. No sirve de nada pensar en algo que de acá a 50 años va a funcionar.

¿Cómo superar este miedo? La clave de todo modelo de negocio son los clientes. Siempre debes pensar en ellos. Al fin de cuentas, son los que día a día te eligen por sobre tu competencia. Y con el cliente como eje principal deberás ajustar y acomodar todo tu modelo de negocio. Las ventajas de las pequeñas y medianas empresas es la agilidad y flexibilidad con la cual pueden adaptarse a cambios. Por ende, no tengas miedo de cambiar. Si tu modelo de negocio necesita cambios, hazlo. Válida continuamente tu modelo con tus clientes, conoce si estás comunicando bien, si estás cobrando el servicio adecuado. No hay modelo de negocio que dure 100 años. Siempre necesitarás adaptarlo a la situación contextual del momento.

 

9. Miedo a la soledad

Emprender es una decisión de vida y un largo camino por recorrer. Y en ese camino hacia la cima, hay que tener en cuenta que uno puede sentirse solo. Vas a cuidar al máximo tu tiempo y muchas veces te vas a tener que alejar de tu círculo íntimo ya que ellos tienen otras prioridades, otras inquietudes, otros problemas. Y si inicias tu camino como emprendedor solo, esto puede acentuarse aún más.

¿Cómo superar este miedo? Disfrutando del camino y no solo de los objetivos o logros alcanzados. El camino es lo hermoso de este mundo. Recuerda todos los días cual es tu misión y visión. La pasión es nuestro mayor combustible para llegar allá, al lugar que tanto anhelamos. Pero siempre disfrutemos del día a día. Entrena tu autocontrol, porque seguramente en este camino, vas a tropezar y vas a necesitar levantarse. Vas a tener que controlar tu ira, saber afrontar los problemas y estar bien claro de mente para dar siempre la mejor solución posible.

 

Y tú, ¿A qué le temes?  Cuéntanos!

Se bueno y compartelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *